1/14/2015

VARIOS

Esta ciudad está llena de canciones,
de trampas preciosas,
de miradas llenas de balas certeras,
de sonrisas que te rompen el paso,
de caídas de ojos con luz de mañana,
de piernas inquietas como un rock&roll arrastrado,
de calles que son películas,
de bocas que son un viaje por carretera,
de esquinas que escriben poesía,
Esta ciudad está llena de momentos que son una cinta de "varios".

CANCIONES

Las canciones son un fuego salvaje 
que se expande y de nada sirve
hacer saltar la alarma de incendios.
Vamos a empaparnos en gasolina,
tiremos la puerta abajo,
entremos a buscarnos,
y una vez dentro, no mires atrás,
deja que nos perdamos entre las llamas.

1/11/2015

ROMPAMOS LOS MAPAS

Rompamos los mapas,
dejemos que el camino nos marque
con sus piedras, sus trampas, sus casualidades 

a la vuelta de la esquina, sus miradas buscando pecados que esconden placeres, 
sus curvas, en las que frenar no es una opción.
Dejémonos llevar a través de las canciones.
Rompamos las brújulas, 

busquemos nuestro norte, nuestro sur, 
nuestras calles, nuestras cicatrices.
Que nuestras únicas armas de supervivencia 

sean los lápices, la poesía y la música 
que nos hace sudar.

ALGUNAS NOCHES

Algunas noches te escondes en mis sueños
siempre acabamos dando
ese salto mortal que juramos
no repetir jamás.

OJOS PERDIDOS

Cuando el cielo es el único testigo
de las miradas certeras
entre dos desconocidos.
La búsqueda incansable
al servicio de unos ojos perdidos.

MIS ZAPATOS RECUERDAN

Mis zapatos recuerdan como besaban 
a las calles a cada paso que dábamos.
Mis zapatos sabían que serían exiliados 

en el momento que decidimos caminar 
sobre las brasas, descalzos, quemándonos.
Dos cuerpos, peligro de incendio.
Piel tatuada, tu espalda sin mapa,
aviones sin rumbo, mis manos.

UNA CANCIÓN SUDOROSA

Vamos a perdernos por las calles
para que nos pille la luna
tratando de buscar
un refugio para fugitivos.
Hagamos del mínimo roce
una canción sudorosa y carnal
a la que regresar tras la tormenta,
a la que volver cada noche al recordarnos.

12/17/2014

UN BUEN SPARRING

El recuerdo es como un buen sparring que cae a la lona una y otra vez y se levanta con la esperanza de una noche de gloria.
El recuerdo está ahí, al acecho, para recordarte que él será el último en abandonar el edificio en llamas.
El recuerdo es la alarma para recordarte que hay que saber caminar en la cuerda floja.
Hay veces que ese recuerdo no volverá a ser película, ni piel, ni miradas, ni cama, ni todas las palabras,
será un constante rincón de paso que siempre estará en obras.

LA ESCENA DEL CRIMEN

He vuelto a la escena del crimen.
He vuelto a temblar recordando como temblabas.
He vuelto a cruzar la calle que nos hizo rozar el cielo.
He vuelto vuelto a escribir los versos en los que me engaño creyendo que no hablo de ti.
Vuelvo una y otra vez a buscarte en las canciones, esas que nos encontraron a nosotros.

DEJARSE CAER

Se apagan las luces,
las farolas son testigos mudos.
Son búhos con los ojos cerrados.
Son detectives a sueldo de la luna.

 
Las últimas en abandonar la fiesta.
Las que dejan pasar taxis libres en Gran Vía.
Las que esperan al amanecer en las paradas de Cibeles.
Las confesoras de los secretos que dejas a medias.

 
Las que te sonríen cuando le echas un pulso a las estrellas.
Las respuestas que buscas antes de perderte en la cama.
Son las últimas en brindar, las que nunca bailan ni hablan.
Algunas noches, sin explicación, se apagan a tu paso, y es que hasta la luz más intensa 


necesita, de vez en cuando, dejarse caer.