7/06/2014

ESCALERAS



Subí las escaleras como un gato huyendo del agua 
sin saber muy bien lo que estaba haciendo, sin pensar en nada. 
No me gusta mirar abajo mientras bailo en el precipicio. 
Veía una enorme pantalla de cine blanca, vacía, triste sin bobina 
butacas roídas y reposa brazos
que vieron muchas manos enredarse por primera vez. 
Las luces se apagaron. 
Empezó nuestra película.

No hay comentarios: