7/18/2014

ETERNAMENTE AGOSTO

Nos cruzamos la mirada tantas veces que al final no hizo falta mirar hacia otro lado.
Buscarnos era la manera mas rápida hacia lo inevitable.
Esa tarde hicimos del verano un hotel sin aire acondicionado.                    
Cuando veo tus fotos,
cuando nos vemos como dos detectives  haciendo guardia
vigilando las esquinas,
cuando la mañana
me caza recordando todo aquello,  
sigue siendo, eternamente,
Agosto por la tarde.

2 comentarios:

Mónica PG dijo...

Entrar por primera vez en tu blog y encontrarme con esta entrada, hace que deba quedarme a seguir leyéndote y esperando nuevos versos.

La vida debería contar con más tardes de verano...

Edu Vázquez dijo...

Muchas gracias, Mónica, por aquí nos leemos y que no falten tardes de verano
;)