7/06/2014

LA DEFENSA



No me han dado libro de instrucciones, ni mapas, ni brújula,
y claro, puedo convertirlo todo en un laberinto.
Puedo caminar como un equilibrista con resaca,
salir con gracia de la caída.
No es fácil tumbarme en el ring,
aunque es muy sencillo arañarme el pecho,
ahí no tengo la defensa muy estudiada.
Hay que perderse,
no para encontrarse
sino para descubrir rincones
en los que no quieres encontrar 
la salida de emergencia.

No hay comentarios: