7/06/2014

UN ESTRIBILLO ÉPICO



Cada mañana cambio el corazón de sitio.
Quiero desordenarlo, hacer un caos bello y salvaje
que me mantenga a flote, con vida,
con el nervio de un piloto en apuros,
que me convierta en un estribillo épico,
en un final 
con despedida en el aeropuerto.

No hay comentarios: