7/06/2014

UNAS PIERNAS HERMOSAS



Hay rincones que se pueden convertir en un mar de alcohol por el mejor barrio de París
En la hora salvaje de una fiesta en una azotea de Madrid.
En el encuentro en los lavabos entre dos intrusos que no se conocen.
En una pared llena de discos ordenados por orden de arañazos sentimentales.
En un café de Buenos Aires.
En la chica que saca su última promesa en forma de paquete blando de tabaco rubio.
En una cama deshecha por culpa de unas piernas preciosas,
unas piernas hermosas, unas piernas sin rumbo.
Las piernas que te pueden marcar el camino y sus mejores atajos.

No hay comentarios: