8/06/2014

BAJO LA TEMPESTAD

Besarnos es desgastarnos
hasta llegar al hueso. 
Me gustas descalza,
entrando con sigilo en mi vida,
haciendo crujir algunas tablas
inestables de mi suelo.
Tus piernas desnudas bailan bajo la camiseta de tu grupo favorito
y mis ojos mienten tratando de defenderse de todo este huracán,   
pero hay un suicida en mi que insiste en no refugiarse,
en quedarse en medio del camino,
en ser el blanco en campo abierto.  
Insisto en correr contigo bajo la tempestad.

2 comentarios:

Mónica PG dijo...

Quienes entran en nuestra vida con más sigilo, son aquellos que dejan las huellas más marcadas. Ya que los suicidas son los únicos que viven cada día como si fuera el último, deberíamos, por irónico que parezca, darle más vida a ése que llevamos dentro...

Edu Vázquez dijo...

Buenas observaciones, Mónica, así es, qué gusto leer tus comentarios y muy agradecido ;)