10/14/2014

EN CUESTIÓN DE MINUTOS

En cuestión de minutos fuimos una escena de Woody Allen, 
una canción de Leonard Cohen 
y un par de lineas de Raymond Carver. 

Fuimos actores de segunda desgastando Madrid, 
coches usados desvencijados en la Gran Vía 
y unas botas sucias pisando las señales que nos hicieron perder los papeles. 

Fuimos los últimos besos con verdad, 
una bella canción hecha historia 
y una cama que era viajar en primera. 

Todo lo bueno detiene el reloj. 
Todo lo bueno parece que ocurre 
en cuestión de minutos.

No hay comentarios: