10/07/2014

INFINITOS


La belleza del incendio que generamos,
el brillo y el baile de las llamas por las calles,
haciendo arder cada esquina, volando sólos, con banda sonora.
Canciones que ya nunca sonarán igual,
canciones que ya son fotografías
guardadas en el bolsillo izquierdo de mi camisa,
esa que me pedías, que te querías poner
después de arrancármela, antes de saltar al vacío con esa sonrisa
y esos ojos color Madrid que siempre decían, ven.
Te podías dormir con sólo apoyar tu cabeza en mi hombro,
mientras el semáforo se ponía en verde,
mientras yo pensaba que podría colarme un instante
en esos sueños y, tal vez, decirte que sí,
que somos lo mismo, pero que al final no seremos los mismos,
que la ceniza es la parte cobarde del fuego que lucha por no apagarse.
Siempre seremos aquellos héroes que caminaban por toda la ciudad,
tratando de forzar la prórroga, dejando pasar cada taxi,
tratando de parar ese tiempo, ese momento,
en el que dejarse llevar era jugar a ser infinitos.

No hay comentarios: