11/11/2014

TÚ, QUE ERES UNA CANCIÓN DE DYLAN

El pasillo de un vagón de tren. 
El botón de stop de un ascensor. 
El parking junto a la playa. 
Los vinilos que sonaban sobre tus susurros. 

El verano buscando el eterno verano. 
El invierno haciendo refugio en tus piernas. 
El suelo de mi apartamento. 
Tu foto con pinta de Jane Birkin. 

Tu boca mordiéndote el labio. 
Tu pelo recogido con un lápiz, el mismo lápiz con el que dibujabas canciones. 
Tú, que eres una canción de Dylan. 
Las miradas que me hicieron viajar por todo tu cuerpo ...


... estudiando tus tatuajes, haciendo noche en tus esquinas.

No hay comentarios: