12/17/2014

DEJARSE CAER

Se apagan las luces,
las farolas son testigos mudos.
Son búhos con los ojos cerrados.
Son detectives a sueldo de la luna.

 
Las últimas en abandonar la fiesta.
Las que dejan pasar taxis libres en Gran Vía.
Las que esperan al amanecer en las paradas de Cibeles.
Las confesoras de los secretos que dejas a medias.

 
Las que te sonríen cuando le echas un pulso a las estrellas.
Las respuestas que buscas antes de perderte en la cama.
Son las últimas en brindar, las que nunca bailan ni hablan.
Algunas noches, sin explicación, se apagan a tu paso, y es que hasta la luz más intensa 


necesita, de vez en cuando, dejarse caer.

No hay comentarios: